El fenómeno del shopping inofensivo

Existe una regla no escrita extendida entre las mujeres cuando vamos de compras: Si tienes dinero y vas con ganas de arrasar, nunca encuentras nada, mientras que los días en los que “acompañas a una amiga” (eso nunca es cierto) y no pretendes comprar nada, TODO te queda bien. Y cuando digo que esta regla está extendida entre las mujeres, me refiero exactamente a eso. ¿Habéis oído alguna vez a un hombre lamentándose porque no ha dado con una camisa que estaba buscando? NOOOOO, porque si no encuentran ese modelo se la compran en otro color o talla, y punto pelota.. ¡¡¡¡Como si fuera lo mismo!!!!. ¿No véis que si se entretienen un poco más en mirar en otra tienda no llegan a tiempo para ver el fútbol? De hecho, hay hombres que afirman no buscar la ropa, sino que la ropa les encuentra a ellos… ¡¡¡JA!!! ¿Quién se cree eso? Pero ¿por qué no lo admiten? A veces me dan ganas de darle la razón a más de uno… Porque vamos, amigo, si el día que esos pantalones te encontraron hubieras estado escondido ¡ahora te iría mejor!  (Abstenerse de estas líneas aquel ínfimo porcentaje de hombres que realmente no cumpla esta teoría, si es que no están viendo el fútbol).

 En fín, que una mujer jamás se rendiría ante la búsqueda de una prenda-flechazo, y eso que, en muchos casos, la buscamos como locas y ni siquiera sabemos si nos queda bien porque nunca la hemos tenido cerca para probárnosla (de esto tienen la culpa los catálogos online y Lookbook que ultimamente nos bombardean de información). En ocasiones, nos tomamos la prenda escapadiza tan en serio que llamamos a todos los puntos de venta hasta que logramos localizarla (y no me miréis así que sé que todas lo habéis hecho…)

Si hasta aquí todas estábamos de acuerdo, ahora quiero contaros algo que me quita el sueño: En los últimos meses (vale, años… Bueno, igual siempre he sido así), he observado algo que me ocurre a menudo cuando voy de compras, o como dicen los hombres, las compras vienen a mí. Es lo que he denominado ‘El fenómeno del shopping inofensivo.

De los creadores del “Yo hoy no iba a salir pero me han liado” llega el “Yo hoy no iba a gastar pero he caído”, y es una variante no menos peligrosa. No es exactamente un culo veo culo quiero; tampoco es un comprar por comprar. Es algo de lo que no puedes escapar, como cuando sales una noche por compromiso y acabas sumido en una espiral de una copa tras otra aunque al día siguiente tengas que madrugar y la resaca sea infinitamente más dura de lo habitual. ¡Vaya! Mientras escribo esto me doy cuenta de que soy carne de cañón para este tipo de fenómenos en todas sus variantes… Pero eso es otro tema. Lo que convierte ‘el fenómeno del shopping inofensivo’ en algo peligroso, es que la resaca es mucho peor… ¿Qué por qué? Porque se paga con tarjeta y la factura puedes pagarla al cabo de un mes.. Y ahí es cuando empieza la verdadera resaca. Si no hay un gasto superior al doble del habitual y no se paga con tarjeta, no es síndrome ‘fenómeno del shopping inofensivo’ (podéis estar tranquilas, o no….)

Pero ¡atención! El poder adictivo de este fenómeno supera los límites de las tiendas, ciudades, precios y disponibilidad de liquidez. De esta manera, te ves sumida en un cúmulo de facturas al cabo de los meses que te van llegando, y ni siquiera recuerdas en que te lo has gastado. En ese momento empieza lo duro: NO puedes comprar más y entonces es cuando vas a una tienda y ¡TODO TE QUEDA REALMENTE BIEN!

Y vuelta a empezar….

Por cierto, cuidado con las rebajas, ¡son el terreno más pantanoso para enloquecer de shopping!

Por esto me atrevo a decir que lo mejor que podéis hacer es acudir a diseñadores especializados que realicen trajes por encargo para ocasiones realmente especiales: De mayor calidad y diseño (no hablo de mi ¿eh?) a un precio muy asequible, con un trato muy cercano y con ¡¡¡muy buen gusto!!! (ahora sí hablo de mi). Interesados comuníquense conmigo a través del blog. De momento no hago ropa para hombre, aunque me gustan los retos (aunque entendería que después de ponerles “verdes” no confíen en mi criterio). Os dejo con algunos de mis diseños de fiesta y cocktail preferidos.

  vestido tia mayo

04.geisha cocktail04.FIESTA

Ahora contadme si vosotras también habéis sufrido este fenómeno del shopping inofensivo.  ¿Creéis que deberíamos rehabilitarnos? O ¿nos va la marcha?

Acerca de Alejandra Oria

Alejandra Oria. Fashion Designer.
Esta entrada fue publicada en compras, rebajas, shopping y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El fenómeno del shopping inofensivo

  1. Paula dijo:

    dentro de poco habrá una foto en el imperio de Amancio con tu nombre, porque te han prohibido gastar por compradora compulsiva! con cariño tu personal shopper de Zara Vittorio Emmanuele

  2. Celia dijo:

    No he podido evitar entrar a pesar del mal rato pasado entre Málaga y Granada a 120 km/h. Jajaja has vuelto a dar en el clavo, Ale… Y me has vuelto a enamorar con tus diseños!

  3. Eduardo dijo:

    No son las modelos demasiado, excesivamente, flacas? Es decir, quien tiene o deberia tener esa cadera en relacion a esa cintura o esa rodilla con esos tobillos… o los brazos?

  4. Efectivamente Eduardo son muy flacas, no te falta razón. Pero son así porque la ilustración de moda lo requiere, de todos modos es solo una manera de estilizar la ropa y exagerar ciertos rasgos. Tampoco en las caricaturas se corresponen las proporciones, en los figurines de moda lo importante es la ropa que se presenta! Un beso y gracias por pasar!

  5. Cel y Paulis… millones de gracias por ver siempre el blog y animarme tanto!! Sois las mejores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s