La cara y la cruz de fin de año

Por fin ha llegado la última noche del año. Esa en la que todos nos ponemos nuestras mejores galas con ánimo de conseguir brillar como estrellas (de hecho hay quien se lo toma demasiado al pie de la letra y basa sus estilismos en lentejuelas del tamaño de una bola de discoteca). Pero siempre me he preguntado por qué tanto revuelo en torno al outfit de fin de año. No es obligatorio estrenar, y probablemente nadie se acordaría si repitiésemos modelito de otra Nochevieja después de una larga noche de barra libre. Pero nosotras, compradoras complusivas presumidas, nos autoconvencemos con el más valioso y estúpido de los motivos: ¡No tengo na-da que ponerme!

Despues de pasar no sé cuántos 31 de diciembre estoy casi segura de que podríamos encontrar algo para reciclar, que ya se sabe que todo vuelve… Pero hasta para reciclar hay que saber, y ahí es donde quería yo llegar. ¿Quién nos ha engañado diciéndonos que el encaje es un imprescindible? Y sobre todo: ¿Por qué nos engañan más todavía intentando colarnos encajes de palo? Yo, sinceramente, no sé cómo encajarlo. Os invito a reflexionar. Una vez al año no hace daño fijarse en la calidad (también de lo reciclado), que en ocasiones es mejor que el vino sea peleón pero ¡¡¡no el encaje!!!! Y es que, el encaje plastiquero es arriesgado: Puedes salir ardiendo en cualquier momento y, además, en las fiestas privadas de fín de año está permitido fumar. Todo un reto para quien lo luce.

‘Sí’ a la tendencia del encaje pero cuidadín ¡a ver cuál escogemos! Las transparencias son otra tendencia a la orden del día que a ninguna fashionista que se precie se le escapa, y que estoy convencida de que aparecerá en su máxima expresión este fin de año. Ultimamente, las prendas de ropa de fiesta son de unos tejidos que no dejan lugar a la imaginación. No es que me parezca mal, entendedme, pero me gustaría tener la opción de ir tapada. Y aún así prefiero tropecientas veces las transparencias más arriesgadas que los vestidos de abalorios brilli brilli que te hacen parecer una burbuja Freixenet.

Y hablando de burbujas Freixenet: Las medias transparentes con purpurina. Sí, habéis leído bien, y seguramente os haya venido a la cabeza la misma imagen que a mí (ganas de que ardan junto al encaje inflamable), pero tranquilas: Siempre puede empeorar si juntamos esas medias con zapatos blancos.

En mis pocos años de vida y de experiencias he llegado a una conclusión: Las noches de grandes expectativas son las más propensas a resbalar con la elección de nuestros conjuntos. Y es que, no hay nada peor que alguien confundido intentando estropearse “arreglarse” para una ocasión especial. Mi consejo es que sigamos con la naturalidad y frescura de los outfits de cualquiera de nuestras noches habituales. Si queremos que la tradición corra por nuestras venas siempre podemos ponernos el toque hortera con algún conjunto de ropa interior rojo, que eso no se ve . Sin que sirva de precedente, en este caso es NECESARIO que el encaje sea de plástico y “al que le pique que se rasque”… Una tradición es una tradición. En ropa interior mejor no invertir mucho, por si se vuelve sin ella.

ROPA INTERIOR

En definitiva, la Nochevieja está sobrevalorada, y nosotras somos las culpables. Hablo en primera persona cuando digo que he asistido a fiestas en las cuales he visto tales estilismos que más que fin de año parecía el FIN DEL MUNDO. Pero no os preocupéis: Si hay una noche en la que el vestir pasa a un segundo plano (me arrepentiré de haber dicho esto) y la prioridad es divertirse, esa es la noche de hoy. Ya tendremos todo el año que viene para intentar mejorar.

Que tengáis una muy feliz entrada de año y una gran noche de celebración. Y por favor, contadme: ¿Cuál ha sido el modelito findeañero más difícil de contemplar que habéis presenciado? Y ¡que levante la mano quien lleve transparencias o encaje!

Acerca de Alejandra Oria

Alejandra Oria. Fashion Designer.
Esta entrada fue publicada en fín de año y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La cara y la cruz de fin de año

  1. Peich dijo:

    Había escrito un comentario largo y se ha borrado antes de publicarlo…

  2. Peich dijo:

    Decía en el comentario que se me ha borrado antes, que este post me ha encantado Alejandra, me parece súper divertido pero también muy real. No te quito razón en lo que dices, ni en los encajes inflamables ni en lo del “fin del mundo”. A veces, una fiesta de nochevieja, parece más una fiesta de disfraces y tanto brillito nos deja ciegos a los demás.
    Me quedo con tu consejo de : “que sigamos con la naturalidad y frescura de los outfits de cualquiera de nuestras noches habituales” porque así acertaremos y de la otra manera, patinaremos…

  3. Peich dijo:

    Mi Fin de Año ha sido bastante glamouroso. Fuera de Madrid, en un pequeño hotel rodeada de familiares y desconocidos, pero desconocidos discretos que iban con iguales pensamientos de pasar desapercibidos que nosotros.
    Todo se ha desarrollado en un ambiente relajado y sin perder la esencia de la fiesta que se celebra. Las mujeres, elegantes en su mayoría de negro y blanco, los hombres con corbata y chaqueta. Los niños y niñas iban ideales (sobre todo mis sobrinas), sin purpurinas ni disfraces de hadas o monster high de esas…todos adecuados (excepto mis hijos, que calzaban zapatos demasiado casual para el outfit que llevaban, pero que por falta de tiempo me ha sido imposible gestionar).
    Mi marido, el más guapo de todos, dicho sea de paso. Camisa oxford de gemelos, pantalon gris, chaqueta de terciopelo azul, corbata verde y morada….un poco rollete “ABASCAL” pero sin tanto slim ni tanto slipper….zapatos IMPECABLES más típicos de un Lord.
    Que no siempre va tan bien eh?? que simplemente acertó.

    Yo iba un poco rancia…vestido color crema y media negra tupida, pero discreta y correcta. Sin más pretensiones que la de vestir la noche sin invertir dinero y procurando enseñar poca “cacha” para no parecer un fantasma con tacones….pues mi piel era aún más clara que el vestido.

    Nos cuentas como fue tu outfit?

  4. isi dijo:

    Ale eres única y tienes más razón que un santo….¿por que? ….porque tienes clase, tienes gusto y además sentido del humor….y eso no es muy corriente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s